La Ley de la Atracción

como nos afectan los pensamientos y emociones positivas

Cómo nos afectan los pensamientos y emociones positivas, más allá de creencias hippies. 





Hoy me miré al espejo, y en una epifanía descubrí que esta no soy yo. En un instante miré a través del reflejo de mis ojos y me di cuenta que esa mujer que lloraba, que sufría y se quejaba no era yo, nunca lo fui. Me di cuenta que los problemas, los golpes y las dificultades de la vida pueden cambiar por completo tus pensamientos, tus sentimientos y tu forma de ser, de actuar, de vivir. Solía ser una persona alegre, positiva, realmente podía ver algo bueno en todas las cosas malas. Creía firmemente que los problemas estaban ahí, lo único que podía cambiar era tu actitud. Si enfrentas una enfermedad con quejas y mal humor, solo harás doble el sufrimiento; si la tomas con humor, entonces seguirá allí, pero lograrás hacerla más llevadera. 

Si estás insatisfecha con lo que tienes, sí, debes luchar para cambiarlo, pero mientras lo haces debes ser agradecida con lo que tienes. Comulgaba con la idea de que la vida es eso que pasa mientras planeas tu vida; que la vida es corta y hay que vivirla hoy, sin pensar demasiado en el futuro y sin descuidar el presente. A mi esposo le repetía esto todo el tiempo, y no me di cuenta que yo misma lo olvidé, lo dejé de aplicar en mi vida y dejé que las dificultades, el dolor y los golpes me vencieran. Hubo un momento de mi vida en el que sentí que todo se derrumbaba ante mis ojos. Estuve a punto de divorciarme, mi futuro se desvanecía en mis manos mientras alejé a muchas personas y otras tantas me dieron la espalda. En ese preciso momento algo dentro de mí cambió, y nunca volví a ser la misma. 

A veces pensé que estaba bien, que podía cambiar, y sí, está bien cambiar, pero lo que no puedo permitirme es perder la fe. Esa fe inquebrantable que me hacía seguir sonriendo cada vez; ese motor que te hace levantarte cada día con la ilusión de que será un gran día. Y cuando hablo de fe, no solo hablo de lo religioso, hablo de esa energía invisible que te hace creer desde el alma que todo va a estar bien, que la vida es hermosa y que vale la pena.

¿Alguna de ustedes leyó El Secreto? ¿O ha visto el documental en Netflix? Si están pasando por un momento oscuro de pesimismo, véanlo ahora. En resumen, se trata de la Ley de Atracción, de que todo lo que pensamos y creemos el Universo lo atrae hacia nosotros. A simple vista parece una forma hippie de ver la vida (yo misma lo pienso), pero cuando entiendes desde el punto de vista científico que estamos hechos de energía, y que todo el Universo funciona con energía, empiezas a verle sentido. 

¿Cómo funciona la Ley de Atracción?

No se trata de magia o brujería, de que pides un deseo y enseguida se te hará realidad; digamos que es más un estilo de vida que hay que trabajar. Científicamente hablando, los pensamientos constituyen una forma de energía que vibra a una velocidad determinada en función del nivel de intensidad emocional que lo acompaña. Cuanto más emocionada o temerosa estés, más rápidamente tus pensamientos irradiarán de ti y atraerán a tu vida personas y situaciones afines.

Las personas más influyentes de la historia lo han creído: Einstein, Luther King, Emerson, Budha, Teresa de Calcuta... todos estaban convencidos de que nuestros pensamientos y emociones determinan lo que somos y seremos. No se trata de que atraes un cáncer porque eres mala persona, se trata de cómo la forma que piensas y vives tu vida puede afectar tu sistema inmunológico, y la principal causa de ésta y otras enfermedades es el estrés. Está más que comprobado. 

No soy filósofa o científica, por lo que no puedo explicar técnicamente qué ocurre o cómo ocurre, pero puedo decir que alguna vez lo viví. Mi mamá creía de alguna forma en esto, y colocó en la pared de su baño un "mapa de los sueños" donde recortó y escribió algunas cosas con las que soñaba. Recuerdo que había un billete de 100 dólares, un viaje a Disney y dos de sus hijas casadas (sus más grandes sueños de vida eran ir a Disney y que sus hijas se casaran por la Iglesia). Resulta que en menos de 3 años sus deseos se habían cumplido. Al año yo me casé, al año siguiente fue a Disney y al otro año otra de sus hijas se casó. No puedo dar fechas exactas porque no me di cuenta de lo que había pasado hasta después que pasó.

Cuando me di cuenta de lo que había ocurrido con los sueños de mi mamá, decidí empezar mi propio mapa de los sueños. En la cabeza de mi mapa estábamos mi esposo y yo, unos aros de matrimonio y algunas fotos y palabras de lo que queríamos. Puse viajar a Disney (también era mi sueño), la foto de un Spark verde manzana y la foto de un televisor LED. Lo coloqué en nuestro cuarto y todas las mañanas mientras me vestía lo visualizaba.

Pasó el tiempo y mi mapa terminó guardado en algún lugar. Lo que  recuerdo es que cuando compramos nuestro primer televisor (somos muy cinéfilos) y vi la marca, recordé que era el mismo televisor LG que coloqué en mi mapa. También pudimos viajar a Disney y allá logré subirme a un Spark verde manzana (el que tanto me gustaba).

Luego pasaron algunas cosas en mi vida, y olvidé lo que quería. Sin embargo, cuando me di cuenta, empecé otro mapa de los sueños. De nuevo lo encabezábamos mi esposo y yo, quería tener ingresos en dólares y emigrar. Esos eran mis deseos. Hoy, trabajo freelance con ingresos en dólares y vivo en Chile. 

Hay cosas que no se me han cumplido, pero no he trabajado lo suficiente mi mente, mis emociones y mis acciones para que sucedan. El hecho es que recuerdo qué pasaba cuando me ponía una meta; de alguna forma, cuando diriges toda tu atención a lograr algo, pasan cosas mágicas que ayudan a que suceda. No es magia, es energía pura. Todas las energías (la tuya y la del Universo) están trabajando en algo, y no pararán hasta lograrlo. Recuerdo cuánto quería ir a Disney y cómo todo se dio para que sucediera; lo visualicé, lo creí, me lo propuse, y sucedió. Lo mismo ocurrió cuando me propuse salir de Venezuela, y aquí estoy. 




¿Cómo lograrlo?


1. Pide

Empieza por pedirle al Universo algo pequeño, como si se tratara de un genio que acabas de liberar de una lámpara. 

2. Cree

Cree firmemente, en tu mente y en tu corazón, que lo vas a obtener. Visualízate con esto y cómo te sentirías al tenerlo.

3. Recibe

Debemos entender las señales del Universo y aceptar lo que nos da. No sabemos cómo, cuándo o dónde ocurrirá, por lo que debemos estar atentos a recibir. A veces recibes una idea para conseguir el dinero que pediste, otras, conoces a una persona que te acercará a esa meta.

Ser felices y agradecidos es la clave del éxito

Empecemos por hacer una lista de aquello por lo que estamos agradecidas. Escribe en algún lugar: "Soy feliz con lo que tengo..." y escribe a continuación lo bueno que tienes en tu vida. Si vives quejándote, castigándote, lamentándote por las cosas malas, solo te seguirán sucediendo. Dirige tu atención a lo que tienes y quieres, no a lo que no tienes o no quieres. Si quieres la paz, no seas anti guerra, sé pro paz. Si quieres más dinero no pienses en tus deudas, piensa en el dinero que quieres tener. 

Por mi parte, mañana empezaré mi nuevo mapa de los sueños y seré la mujer positiva que siempre fui. Tal vez haber abandonado mis pensamientos y sentimientos positivos fue lo que me hizo pasar por tanta oscuridad. ¿Qué pierdes? Aun si no se te da, lo más que puede pasar es que seas más feliz teniendo una mejor actitud. No te hará ningún daño ser feliz, positiva y agradecida. 

Recuerda, las cosas están ahí, las situaciones están ahí, a veces no las puedes cambiar de inmediato, lo que sí puedes cambiar es la actitud con la que las afrontas.


Me cuentan cómo les va. 

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.