Mujeres en la NASA: un gran salto del sexo femenino



El avance en la igualdad de género llega a la NASA 

Jessica Meir, Anne McClain, Christina Hammock y Nicole Aunapu Mann hoy son oficialmente astronautas, igualando a los hombres en cantidad en la NASA.





A diferencia de la llegada en 1960 a la luna, esta vez las mujeres están desempeñando un papel importante en los cohetes, el diseño de trajes espaciales y el control de los vehículos exploradores remotos que ya se están enviando ideas trascendentales desde Marte. 

Las 4 mujeres que comenzaron como profesoras de Harvard, hoy dan un gran salto para el sexo femenino. Meir, de 38 años, podría convertirse en el primer ser humano en llegar más lejos que cualquiera: Marte. La misión en sí está por lo menos a 15 años de distancia, tomará mucho tiempo para construir y probar hasta la última pieza del equipo, pero ya el esfuerzo de exploración más esperado se está llevando a cabo y será protagonizado por mujeres. Ver Hombres Feministas 

Por si fuera poco, por primera vez en la historia, la última clase de astronautas de la NASA está representada 50% por mujeres. Un grupo de guerreras que no le temen a nada, Meir y sus colegas Anne McClain (36), Christina Hamaca Koch (37) y Nicole Aunapu Mann (38) ya han volado en misiones de combate en Irak, desafiaron el Polo Sur y se zambulleron bajo gruesas capas de hielo en la Antártida. 





NASA induce una nueva clase de futuros astronautas cada cuatro o cinco años, y la competencia es feroz. De la aplicación a la aceptación el proceso lleva un año y medio e incluyen pruebas psicológicas y médicas intensivas. Cuando estas mujeres fueron elegidas para la clase de 2013, la NASA anunció que podrían ser seleccionados para un viaje inaugural a Marte.

En una entrevista a la revista Glamour en las instalaciones de la NASA en Houston, Meir confesó que tenía una fantástica vista de las estrellas en la ciudad donde creció, y que tal vez por eso quería ser astronauta desde una edad tan joven. "Siempre me he sentido atraída por lugares y desafíos extremos".

McClain declaró que siempre había querido ser astronauta: "Había más de 6.100 solicitantes de nuestra clase, y yo había hecho las paces con no entrar. Todavía me acuerdo de recibir la llamada de que había sido seleccionada, no podía respirar, no podía hablar, me puse a llorar. Crecí en Spokane, Washington, y no puedo recordar haber no querido ser astronauta. Aprendí mucho tras servir 15 meses en Irak al volar helicópteros de ataque en la parte delantera de la línea del frente. Me uní al Ejército con un profundo sentido del deber, pero queriendo ser astronauta como mi destino. Con tanto conflicto en el mundo, la exploración del espacio puede ser un faro de esperanza. A nadie le importa la raza o la religión o la nacionalidad en los viajes espaciales. Todos somos sólo una parte del equipo humano".

Christina siempre puso sus ojos en el trabajo con la NASA, pero no quería llegar marcando las casillas normales, como aprender a volar y bucear. "Quería llegar allí porque yo era una apasionada de la ciencia y las fronteras. Cuando la oportunidad de pasar un año en el Polo Sur se acercó, lo tomé. Estuve a cargo de más de 10.000 litros de helio líquido para mantener los telescopios super fríos. Nuestro lema era: "Cuando el Polo Sur no es lo suficientemente frío, nos llaman".

Mientras que Nicole confesó que probablemente es uno de los pocos astronautas que no sabían qué es lo que querían hacer cuando era niño. "Ser astronauta parecía un sueño descabellado. Soy de Penngrove, California, y no fue hasta mi primera gira en Irak volando aviones de combate con la Infantería de Marina que me di cuenta un día que en realidad podría ser un buen candidato". 

Estas mujeres lo están dando todo por este sueño, tomando en cuenta que tres de los astronautas están casadas y dos de ellas son madres, siendo capaces de tomar el valor de guardar los efectos personales en dos cajas de zapatos. Lo más difícil para ellas es dejar atrás la familia, pero sin duda es un gran esfuerzo que debe ser admirado y reconocido. 

Mujeres fuertes, ejemplares y valientes que ponen en alto el género femenino y abren espacios para la igualdad, dando en este caso, no sólo un gran salto en el sexo, sino para la humanidad. 


Ve la entrevista de Glamour completa en: Would You Go to Mars? Meet the Four Women Astronauts Who Can't Wait to Get There




Visita también 5 canciones empoderadoras que toda mujer debe escuchar

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.