Té Verde: antioxidante natural

Té Verde
Revista Arrocha Panamá
Edición Junio 2012

TÉ VERDE

Un aliado para la salud


Por ser un té no fermentado, el té verde es rico en propiedades y se le atribuyen múltiples beneficios para la salud. Aunque la pérdida de peso suele ser la ventaja más escuchada, este té es utilizado para tratar dolencias, patologías y enfermedades cancerígenas. Poco se conoce del por qué o el cómo de sus cualidades, pero ahora podemos saberlo.


El Té Verde es una infusión de hojas de Camellia Sinensis originaria de China que por la forma en que se procesa, a diferencia de otros tipos de té, conserva su color verde característico, la frescura y propiedades naturales de la planta.

Existen distintas variedades de té verde que responden a un método particular de procesado o incluso a la apariencia externa del producto final, pero todos provienen de la misma planta.

El té constituye la segunda bebida más consumida del mundo, después del agua, y se ha utilizado como medicina durante 4000 años, siendo desde la antigüedad caso de estudio por sus propiedades estimulantes y beneficios preventivos y saludables, capaz de curar dolencias y patologías. En Asia se utiliza el té verde para aliviar dolores de cabeza, eliminar toxinas y, por sus efectos antioxidantes, prolongar la juventud desde tiempos inmemoriales. Sus propiedades diuréticas son famosas a nivel mundial, pues es de gran ayuda para aquellas personas que retienen líquidos y sufren mucho para bajar de peso.

Diversos estudios confirman que el té verde no sólo ayuda a quemar más calorías, sino que favorece la reducción de grasa corporal y ayuda a proteger el corazón, ya que disminuye los niveles de colesterol. Además, es especialmente rico en antioxidantes. Si bien es cierto que las frutas y verduras son ricas en estos compuestos, se ha demostrado que los antioxidantes del té verde son más abundantes y potentes, y es que el té verde es menos procesado que el té negro, no es fermentado y contiene altos niveles de polifenoles, propiedades anticancerígenas e incluso antibióticas, ayudando también a prevenir enfermedades relacionadas con el hígado.

Los estudios demuestran también sus beneficios en dietas para adelgazar, y es que quienes toman té verde tres veces al día tienen un incremento de cuatro por ciento en su gasto energético diario sin aumentar el ritmo cardíaco, lo que no deja de ser cardiosaludable. Por eso se le considera un remedio mucho mejor que fármacos o suplementos para bajar de peso, especialmente en las personas con problemas de obesidad que sufren hipertensión y otras complicaciones cardiovasculares. Así mismo, la ingesta de té verde durante la noche y antes del ejercicio incrementa el metabolismo de la grasa actuando como antioxidante mediante el ejercicio.

Beneficios del té verde

  • Mejora la concentración.
  • Combate el estrés.
  • Acelera el metabolismo y ayuda a la disminución de peso.
  • Disminuye los niveles de azúcar en la sangre.
  • Ayuda a eliminar grasas y toxinas debido a su efecto diurético.
  • Es astringente, ayudando en casos de diarrea.
  • Refuerza el sistema inmunológico.
  • Debido a su alto contenido en fluoruro previene la caries.
  • Previene el mal aliento ayudando a eliminar las bacterias de la boca.
  • Reduce los síntomas de la Artritis.
  • Previene cálculos renales.
  • Favorece la circulación sanguínea.
  • Alivia los síntomas de la menopausia.
  • La Arginina del té favorece la potencia sexual masculina, la función eréctil y la cantidad de espermatozoides, fortaleciendo la fertilidad masculina.
  • Facilita la digestión y combate las infecciones estomacales.
  • Retarda el crecimiento de tumores.
  • Previene el cáncer de mama.
  • Ayuda a frenar la caída del cabello.
  • Reduce el riesgo de determinados tipos de cáncer, especialmente de colon, páncreas y estómago.

¿CÓMO PREPARARLO?

1. Calentar el agua a una temperatura máxima de 80ºC y retirar justo antes de que hierva para evitar que resulte demasiado amargo. Si ha llegado a hervir, deje que el agua se enfríe un poco antes de introducir las hojas.

2. Introduzca dos cucharadas rasas de hojas de té verde (unos 4 gramos) en la tetera. 

3. Deje reposar algunos minutos, pero no más de 5 porque las hojas se quemarían. Dependiendo del tiempo que deje las hojas dentro el té resultará más o menos amargo. Es importante tener en cuenta que son necesarios entre 1 y 3 minutos para que el aroma se despliegue.

4. Sirva colando primero el té.

Puede añadir algún tipo de edulcorante, limón o tomarlo sólo. El azúcar incrementa su aroma y sabor; la miel, por el contrario, lo distorsiona. 

Lo puede tomar caliente o frío.

--

Joerly Mendonca

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.